Archivo de la categoría: Maestros

En memoria de José Lagos, un prominente diplomático, un Franciscano que puso muy en alto a nuestra nación, a nuestro colegio

Hoy que miro a mi pasado, me doy cuenta de la gracia que Dios puso en nuestras  manos y en nuestro corazón, en la de mis compañeros, en las de mis amigos, en las de mis

José Lagos y el TPS
José Lagos y el TPS

hermanos. Fuimos una promoción muy fructífera, casi todos supimos destacar en la Seguir leyendo En memoria de José Lagos, un prominente diplomático, un Franciscano que puso muy en alto a nuestra nación, a nuestro colegio

Anuncios

No Hay que temer al que mata el cuerpo, sino al que mata el alma

La Biblia habla de que debemos tener cuidado no con el que mata el cuerpo, sino, con el que te roba o mata el alma. Todos sabemos que el paso por está vida ha de terminar algún día, se nos da el día en que nacemos pero no, el día en que hemos de entregar nuestra alma, ¿a quien? No se, todo depende de nuestros sentimientos, que realmente son los

Cuidar el alma
Cuidar el alma

que tendrán peso durante nuestro juicio celestial. ¿Cómo puedo perder mi alma? La respuesta está en el odio, en la envidia, en la Soberbia, en las personas que te rodean, aquellas que siembran cizaña en un corazón, y elevan tanto tu ego, que Seguir leyendo No Hay que temer al que mata el cuerpo, sino al que mata el alma

Recuerdo de un adolescente

Con mucho cariño he leído las palabras de la que fuera nuestra consejera Regína María Valle, realmente son muy emotivas, si maestra, el tiempo ha pasado, pero jamás olvidaremos a quien fue un mentor, un gran amigo, una de las personas más puras que he conocido en mi vida. Los recuerdos no mueren, esos se llevan en el corazón, así como la

En nuestros recuerdos
vivirá en cada corazón

llevamos a usted, y a todos los que supieron guiarnos en esos maravillosos años de colegio. Esté recuerdo se irá con nosotros cuando nos toque el momento de compartir la muerte con nuestro querido rector. Es por eso que ya el miedo a la misma ha desaparecido, volverémos a cruzar nuevamente las puertas del colegio, y nos reuniremos y seremos nuevamente aquella promoción de niños, porque como lo dice la Bíblia, para entrar en el reino, debemos volver a ser niños, talvez no fisicamente sino espiritualmente, con la misma alegría de quien comienza a vivir, con la inocencía que se reflejaba en nuestros ojos. Si así es querida consejera, todos sabemos que el padre Valentín es, porque vive en nuestros corazones, el recuerdo más dulce de esos años mozos. Que Dios lo tenga en un lugar especial, se lo merece, eso es lo que le deseo desde está efímera vida, felicidad.