Biografía de Walt Disney


Walter Elías Disney nació el 5 de diciembre de 1901 en Chicago, Illinois. Su padre, Elías Disney era un descendiente de los Disney de la nobleza francesa. Pero eran otros tiempos. No los que le tocó vivir a Elías. Su

Walt Disney
Walt Disney

oficio era el de carpintero y con el modestísimo salario que ganaba, debía de mantener a su esposa y a sus cuatro hijos; Walt, Roy, Herbert y Raymond y a su hija Ruth. Su madre Flora Call Disney era de ascendencia germano-americana. Hubo rumores de que la verdadera madre de Walt era en realidad una española que había viajado en el año 1900 a los Estados Unidos. Pero fue una de las tantas historias que giraron alrededor de Walt y como tantas otras, fue basada en el mito popular.

Cuando Walt cumplió 4 años, la familia Disney se mudo a una granja de menos de 20 hectáreas cerca de Marceline, Missouri. Allí, el pequeño Walt quedó fascinado con el nuevo mundo descubierto de pollitos, chanchos, vacas y caballos. Pronto aprendió a dibujarlos a todos ellos. A los 7 años vendió sus primeros bocetos a sus vecinos.

En 1910 su padre compró una ruta de periódicos y envió a sus hijos para que repartieran el diario. Fueron años de ganar poco dinero con muchísimo trabajo.

En la escuela secundaria McKinley en Chicago, Walt dividió su atención entre el dibujo y la fotografía, colaborando en las dos vetas artísticas en el periódico escolar. Durante la noche asistía a la Academia de Bellas Artes.
Chofer de la Cruz Roja

Al finalizar el año 1918, Disney quiso enrolarse para el servicio militar, pero fue rechazado por tener sólo 16 años. Walt no se desanimó y fue incorporado a la Cruz Roja internacional. Fue enviado a Europa en donde pasó un año conduciendo una ambulancia y transportando como chofer a los oficiales de la Cruz Roja.

Su ambulancia fue cubierta de punta a punta, pero no llevaba el camuflaje habitual, sino que estaba tapado de dibujos e historietas realizados por el joven Walt..

Al finalizar la guerra, Walt retornó a Kansas City, en donde empezó su carrera como caricaturista de avisos publicitarios. Su sueldo era de 50 dólares mensuales, pero era su oportunidad de foguearse en el dibujo artístico.

Cuando la empresa tuvo una merma en sus ganancias, despidió a Walt. Pero el joven Disney estaba lleno de talento y de ganas y formó su propia empresa. Su pequeña compañia floreció y pronto le ofrecieron formar parte de una firma de Kansas City que producía avisos de dibujos animados para pasar en los cines.

Walt estaba fascinado con su nuevo trabajo. Pidió prestada una cámara cinematográfica y comenzó a experimentar con dibujos animados. Al poco tiempo, desarrolló su propia serie de animaciones publicitarias. Los dibujitos duraban un minuto y Walt les puso el nombre de Laugh – O – Grams (algo así como Risografo).

Siguió perfeccionándose y empezó a producir animaciones de cuentos clásicos para niños como Caperucita roja.

En 1920, Walt creó y lanzó al mercado sus primeros dibujos animados y un poco más tarde perfeccionó un nuevo método para combinar dibujos animados con actores de carne y hueso. Usando esta innovadora técnica, Walt produjo una serie llamada Alice in Cartoonland (Alicia en el país de los dibujitos).

En agosto de 1923, a los 22 años, Walt Disney abandonó Kansas City y se marcho a Hollywood solamente con unos pocos bocetos y dibujos, 40 dólares en el bolsillo y la película completa de animación y acción.

Roy O. Disney, el hermano de Walt, ya e staba viviendo en California. Tenía un enorme carisma, mucho empuje y 250 dólares. Hicieron un fondo común con los 40 dólares de Walt, pidieron prestados 500 dólares y construyeron un pequeño estudio de montaje cinematográfico en el garaje de su tío. Al poco tiempo recibieron una orden desde Nueva York de los productores M.J.Winkler y Charles Mintz para hacer Alice in Cartoonland. Los hermanos empezaron su trabajo de producción sin importarles que eran hormiguitas en medio de toda la maquinaria hollywoodense. Alquilaron una pequeña oficina por 5 dólares mensuales y consiguieron vender la película por 1500 dólares el episodio (fueron 56 en total).

El 13 de julio de 1925, Walt se casó con una de sus primeras empleadas, Lilian Bounds, en Lewiston, Idaho. Tuvieron dos hijos, Diane y Sharon Disney.

Cuando la popularidad de la serie de Alice comenzó a decaer, Walt creó un nuevo personaje de dibujo animado llamado Oswald, the rabbit (Osvaldo, el conejo). El personaje de Oswald funcionó muy bien, pero Walt era joven e ingenuo y cometió la negligencia de no registrar sus derechos de autor sobre el conejo. Ni lerdos ni perezosos, la compañía que distribuía los dibujos, encabezada por Winkler y Mintzm registró a Oswald como marca y se quedó con todas las regalías por los derechos de autor. Además, les robaron a todos los dibujantes.

Pero Disney no era una persona que se derrumbara fácilmente y pronto desarrolló un nuevo personaje denominado Mortimer. A Lilian, la mujer de Walt, no le gustó el nombre. Y sugirió el nombre por Mickey. El resto es historia: Mickey Mouse se convirtió inmediatamente en una estrella.
Mickey Mouse

Fue en el año 1928 cuando Disney creó a Mickey Mouse, Lo dibujó por primera vez para una película muda llamada Plane crazy, Sin embargo, antes de que la película pudiera estrenarse, El sonido irrumpió en el mundo de la pantalla grande. De esa manera Mickey hizo su debut cinematográfico con Steamboat Willie, la primer película animada totalmente sincronizada que se estrenó el 18 de noviembre de 1928 en el Teatro Colony en Nueva York. Ub Iwerks y Disney fueron los dibujantes y directores y el mismo Disney le puso la voz al célebre ratón. Ese mismo año realizó otra película de Mickey: Gallopin’ Gaucho. Fue la primera conexión de Disney con Argentina al poner como personaje un gaucho.

Disney se preocupaba día a día por perfeccionar el arte de la animación. Durante la producción de Silly Symphony, introdujo la técnica del Technicolor.

En 1932, el filme Arboles y flores, le dieron el primero de sus 32 Oscars personales al mejor cortometraje.

En 1934 en The wise little hen, introdujo un personaje cascarrabias por oposición a Mickey que tembién haría historia: El pato Donald.

En 1937 realizó El viejo molino, en donde utilizó por primera vez la técnica de la cámara multiplano, consistente en obtener una mayor perspectiva y profundidad en las imágenes. Ese mismo año volvió a hacer historia en la animación cinematográfica cuando produjo el primer largometraje de dibujos animados, el clásico e inolvidable Blancanieves y los siete enanitos. Tres años de producción a un costo de 1.499.000 dólares en plena depresión económica, fue un formidable éxito de taquilla. La película se estrenó el 21 de diciembre en el cine Cathay Circle de Los Angeles. Se llevó el premio del Festival de Venecia y por su contribución a un nuevo tipo de entretenimiento cinematográfico, le dieron un Oscar honorario. El personaje de la bruja, fue inspirado en la actriz Joan Crawford.

Como anécdota vale decir que este fue su segundo contacto con la Argentina. La casita de Blancanieves fue inspirada en una cabaña (Que aún hoy podemos ver), ubicada en el medio del bosque de arrayanes en Bariloche

En sus modernos estudios en Burbank, California, Disney y su staff de talentosos artistas compuestos por más de 1000 animadores, guionistas y técnicos, crearon ese año los personajes de Pluto y Goofy, inspirado en el actor James Stewart.

En 1940 volvió a basarse en un clásico para realizar Pinocho. La música original ganó un Oscar, al igual que la canción When You Wish Upon a Star. Pero ese año Disney realizó su obra maestra. Combinó su talento con el genio musical del director Leopold Stokowski y produjo un filme musical sin precedentes, juntando a Mickey con el director de la Orquesta Sinfónica de Filadelfia. El resultado fue la película Fantasía que estaba muchísimos años adelantada a su época. Fue un hecho artístico verdaderamente revolucionario y difícilmente muchos de nosotros nos olvidemos del episodio de El aprendiz de brujo. En el momento de su estreno, la película no obtuvo los resultados esperados. Luego vinieron Dumbo, Bambi y La Cenicienta.

Serguei Eisenstein, el genial director soviético dijo: ”Frecuentemente sentí miedo al ver las películas de Disney. Miedo ante la absoluta perfección que allí uno encuentra…”.
Agente del F.B.I.

En la década del 40 empezó a tener problemas con sus trabajadores por no querer acordar con los sindicatos. Por ese motivo aceptó una oferta de Nelson Rockefeller, coordinador de asuntos interamericanos, para realizar una gira por Latinoamérica en nombre del gobierno. Durante la Segunda Guerra Mundial, muchos italianos y alemanes operaban desde acá, por lo que Rockefeller pensó que enviando a Disney, podía neutralizar culturalmente al eje.

Al regresar a los Estados Unidos, se afilió a la Alianza del Cine para la Defensa de los Ideales Americanos. Todavía no había empezado la caza de brujas del senador McCarthy, pero esta organización estaba dispuesta a luchar contra la invasión comunista.

Marc Eliot escribió en una biografía no autorizada llamada El príncipe oscuro de Hollywood. Luego de una investigación de 570 páginas de documentos oficiales, Eliot aseguró que Disney era un informante del FBI. Y que delató durante el McCarthysmo a decenas de personas sospechosas por sus ideas políticas, incluidos trabajadores con los que tenía problemas laborales..

Según Elliot, Hoover, el director del FBI, hizo cambiar algunos guiones de películas, aunque no hay evidencia de esto.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el 94 por ciento del plantel de Disney fue comisionado para realizar tareas especiales para el gobierno de los Estados Unidos, incluyendo la producción de películas de entrenamiento y propaganda para las Fuerzas Armadas. Durante todo ese período los esfuerzos de Disney, recayeron en realizar cortos de dibujos animados que levantaran la moral civil y militar.

El Pato Donald protagonizó un corto denominado La cara del Führer, en donde Donald soñaba que vivía en un campo de concentración de la Alemania Nazi. En realidad se trataba de un sueño y al despertar se encuentra abrazado a la estatua de la Libertad.

No hay que olvidar que la contraseña de las Fuerzas Aliadas para el desembarco en Normandía en el histórico día D, fue Mickey Mouse.

Al finalizar la guerra en 1945, Disney estreno The three caballeros en donde combinó animación con personajes de carne y hueso como la célebre Carmen Miranda, visitando distintos países de Latinoamérica.

Cuando los costos de la animación comenzaron a hacer las películas de dibujitos animados antieconómicas, Disney comenzó a filmar películas con animales, dejando siempre mensajes de preservación de la naturaleza. Entre los filmes que realizó se encuentran: El desierto viviente, El león africano y aventuras de la vida real.
Un sueño llamado Disneylandia

Walt era un soñador, pero también era una persona activa y pasaba varias horas del día imaginado un nuevo concepto en entretenimiento familiar. Entonces fue que se le ocurrió construir un nuevo mundo llamado Disneylandia. Cuando le dijeron que costaría varios millones de dólares, el sueño de Disney se convirtió en una pesadilla, y creyó que jamás llegaría a hacer Disneylandia.

Entonces un nuevo juguete electrónico apareció en el mundo: La televisión. La mayoría de los productores y directores de Hollywood consideraron al nuevo aparato como una amenaza a su monopolio en la industria del espectáculo.

Los estudios más importantes se juramentaron para no realizar un solo filme para usar en la televisión. Pero Walt con su aguda visión, se dio cuenta de que la televisión, pronto sería un medio que traería billones de dólares, al entrar en cada hogar. Entonces comprendió que ese sería el medio que le proveería los millones para hacer de Disneylandia una realidad. Así como Disney necesitaba de la televisión, la televisión en pañales necesitaba de la magia de Disney. El matrimonio no era muy difícil de arreglar. Walt además de un artista y creador era un astuto hombre de negocios y convenció a la American Broadcasting Company, al Ferrocarril Santa Fe y al Bank of America y aotras gigantescas corporaciones de que invirtieran para la construcción de Disneylandia.

En 1954, Disney entró en el mundo de la televisión con la producción de un programa semanal de una hora llamado Disneylandia para la cadena ABC. El show reunió millones de espectadores cada semana y pronto hizo del nombre Disneylandia una palabra familiar.

Con el ingenioso uso de Disney de la televisión para promocionar la próxima apertura de su parque de diversiones familiar y sus películas, el imperio Disney creció rápidamente. Al impresionante éxito de la serie de televisión Disneylandia, se agregó otro programa televisivo: El club de Mickey Mouse. Así llegó la apertura del nuevo parque de diversiones con una inversión de 17 millones de dólares, una deuda difícil de pagar.

Pero la gente llegó de todas partes y Disney consiguió el dinero suficiente como para financiar películas a gran escala, como por ejemplo la producción de los clásicos de Julio Verne, 20.000 leguas de viaje submarino, protagonizada por Kirk Douglas o Los hijos del Capitan Grant con Maurice Chevalier.

En televisión también lanzó un gran éxito con el clásico Zorro, protagonizado por Guy Williams.
La consolidación del imperio

Luego del fantástico suceso de Disneylandia en California, Disney concibió un plan a gran escala para un, aún más, elaborado parque de diversiones, al que llamó Disneyworld. Fue construido en un amplio lugar cercano a Orlando, Florida, rodeado de miles de hectáreas pertenecientes a Walt. Hoy en día los dos parques albergan millones de visitantes por año de todas partes del mundo incluyendo Reyes, Reinas y Presidentes.

Finalizaron los años de dificultades financieras y Walt Disney llegó a la cima del éxito produciendo un triunfo tras otro hasta que Walt Disney Productions se convirtió en una corporación billonaria.

En 1961 ideó el establecimiento de un Instituto de Arte en California, con un nivel Universitario para las artes creativas y de actuación. Sobre el Instituto dijo: ”Es lo más importante que deseo dejar cuando me mude abajo del pasto verde. Si puedo ayudar a proveer un lugar en donde se desarrolle el talento del futuro, yo creo que habré hecho algo en la vida”.

En 1964 perfeccionó su técnica de personajes reales y aniamdos, cuando produjo la maravillosa película Mary Poppins, con la debutante Julie Andrews y Dick Van Dyke.

Al año siguiente, Disney comenzó a ocuparse de la calidad de vida urbana en los Estados Unidos. El personalmente dirigió el diseño de un prototipo experimental de comunidad del futuro al que llamó EPCOT. El soñador Walt dijo en aquel momento: ”No hay un desafío más importante para la gente que el de encontrar la solución a los problemas de las ciudades. Pero ¿Dónde comenzamos? Estamos convencidos de que debemos empezar por las necesidades de la gente. Y la necesidad no es sólo curar las viejas enfermedades de las viejas ciudades. Creemos que la necesidad es de empezar desde el principio en tierra virgen y crear una comunidad que se convertirá en el prototipo del futuro”.

Entonces, Disney se encargó de la compra de 43 millas cuadradas de tierra virgen (el doble del tamaño de la isla de Manhattan), en el centro del estado de Florida. Allí planeó un mundo de entretenimiento que incluía un neuvo parque de diversiones un motel de vacaciones y su prototipo de tierra del futuro.
¿Muerto o congelado?

El 15 de diciembre de 1966 a las 9 y 35 de la mañana en el hospital St Joseph en Burbank, California, frente a donde quedaba su primer “estudio”.

Muchas historias se tejieron con relación a su muerte. Se dijo que no había muerto, que tenía un Cáncer incurable y que con su fortuna había pedido que lo mantuvieran congelado en un estado de hibernación criogénica. Claro. Disney era una leyenda, un héroe del siglo XX y así como años más tarde se dijo que Elvis Presley no había muerto, de Disney la mitología popular supuso algo parecido. No podía morir. Era Walt Disney. Su sobrino Roy Disney dijo unos años atrás: ”Mi tío Walt nunca estuvo congelado. La verdad es que poco antes de morir y sabiendo que estaba enfermo y que su mal era incurable, Walt pidió que su cuerpo fuera cremado, y que sus cenizas fueran arrojadas sobre la tumba de sus padres. La tumba está en Los Angeles cerca de los Estudios Disney. Se cumplió con su voluntad”.

Seis años después de su muerte, el 1° de octubre de 1971, se inauguró Walt Disney World y 17 años después, el 1° de octubre de 1982 se inauguró Epcot Center, su sueño del futuro. En abril de 1992 se inauguró una nueva Disneylandia en Paris.

Walt Disney fue un hombre que cumplió con el sueño norteamericano del self made man. Empezó bien de abajo. Se equivocó. Acertó y seguramente haya sido el más grande hacedor de la historia del cine del siglo XX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s