Biografía de Jorge Luis Borjes


En el año 1874, el Coronel Francisco Borges se hizo matar deliberadamente luego del Combate de la Verde, por una cuestión de honor militar. Antes se había casado con una mujer inglesa de Staffordshire llamada Francis

Jorge Luis Borjes
Jorge Luis Borjes

Haslam, más conocida como Fanny.

Fanny y Francisco tuvieron un hijo al que llamaron Jorge Guillermo. Con el correr de los años Jorge se convirtió en anarquista. Ese era su credo. Más tarde estudió Leyes y se recibió de abogado, dedicándose, además, a dar clases de psicología.

Se casó con Leonor Acevedo, una mujer de una familia patricia venida a menos. El 24 de agosto de 1899, tuvieron un hijo al que llamaron Jorge Francisco Isidoro Luis Borges.

En 1901, la familia se mudó a la calle Serrano 2135 en Palermo. Cien años atrás, era un suburbio orillero, rodeado de burdeles y cabarets en donde se bailaba el tango prohibido y en donde predominaban los guapos y compadritos.

La familia de Borges era de clase media alta. Doña Leonor tenía adornada su casa con uniformes, espadas y retratos de todos sus antepasados militares.

Al pequeño Jorge Luis le decían Georgie. Tanto Leonor como Jorge hablaban fluidamente el inglés, así como Fanny, quien le contaba en inglés las historias del Coronel Borges en la frontera. Además, la niñera, Mrs Tink, también era inglesa. El hogar de los Borges era definitivamente bilingüe. Georgie, de niño, ni siquiera sabía que el castellano y el inglés eran dos idiomas diferentes.

Cuando Jorge Luis cumplió dos años nació su hermana Norah. Norah fue su única amiga de la infancia. Durante el verano la familia iba a una casa que tenían en Adrogué.

A Georgie le encantaba ir al zoologico. Pasaba largas horas observando a los animales, sobre todo al tigre, su favorito.

Su padre, una vez, le explicó las paradojas del filósofo Zenon, usando un tablero de ajedrez. Siempre resaltaba los temas del tiempo, la memoria y el olvido.

Como era extremadamente corto de vista se escondía dentro de su casa a leer libros. Un día recibió la visita de un amigo de su padre, el poeta Evaristo Carriego. En medio de la charla, Carriego recitó un poema de Almafuerte. Borges no entendió muy bien lo que decía, pero la entonación, el ritmo, la cadencia, lo embelezaron. Fue su primer contacto con la poesía. Su descubrimiento.

Muchos años más tarde Borges escribió: ”Yo creí, durante años, haberme criado en un suburbio de Buenos Aires, un suburbio de calles aventuradas y de ocasos visibles. Lo cierto es que me crié en un jardín, detrás de una verja con lanzas y en una biblioteca de ilimitados libros ingleses”.

Su padre había intentado escribir unos libros, pero una ceguera progresiva congénita, le impidieron continuar, entonces la posta pasó a Jorge Luis.
Primeros escritos a los 6 años

A los 6 años empezó a escribir narraciones inspiradas en Cervantes. A los 9 años tradujo El prríncipe felíz de Oscar Wilde al castellano. El cuento fue publicado en el diario El País. Firmó Jorge Borges. Todo el mundo pensó que se trataba de su padre.

En 1908, Borges comenzó a ir a la Escuela Pública ubicada en la calle Thames 1355. En aquella época predominaban los sentimientos antibritánicos y Borges iba a la escuela, vestido como un colegial inglés. Además, llevaba unos lentes extremadamente gruesos. Sus compañeros lo tomaron de punto. Pronto empezaron las peleas, en las cuales siempre salía derrotado. Georgie empezó a odiar el colegio a pesar de ser un excelente alumno.

En 1914 el padre de Jorge Luis se jubiló tempranamente, debido a la progresiva pérdida de su visión. Tomó a su familia y se fueron a Europa. Estuvieron un par de semanas en París hasta que finalmente se instalaron en Génova. Allí, su padre fue a ver a un oftalmólogo suizo y los hermanos Norah y Georgie fueron a estudiar al colegio Calvin. Ese mismo año estalló la primera guerra mundial, razón por la cual permanecieron durante cuatro años en Suiza.

En el Calvin College, Borges conoció por primera vez la literatura simbolista, a través de unos compañeros polacos que lo introdujeron en la poesía de Verlaine, Rimbaud y Mallarmé.

A pesar de la guerra, la familia viajó al norte de Italia en donde Borges recitó poesía gauchesca en un anfiteatro vacío de Verona.

Al morir su abuela materna en 1919, la familia se mudó de Génova a Lugano. Con el título de bachiller en letras, Borges decidió que ya era hora de convertirse en un escritor de verdad. Primero intentó escribir en inglés, luego en francés, hasta que se dio cuenta que su verdadera forma de expresarse era a través del castellano.

Una nueva mudanza, esta vez en España, donde permanecieron por el lapso de un año. Allí Jorge Luis empezó a ayudar a su padre a escribir una novela acerca de la guerra civil de 1870.
Borges, anarquista

Borges intentó introducirse en distintos círculos literarios hasta que finalmente en 1920 entró en el grupo de los Ultraístas, de la mano del poeta andaluz, Rafael Cansinos-Asséns. El grupo se reunía todos los sábados por la noche en el Café Colonial. Amaban el Jazz norteamericano y se sentían más europeos que españoles. Fue en aquel momento que Borges escribió ensayos exaltando el anarquismo, la revolución soviética y el pacifismo, pero quemó todo al abandonar España rumbo a Buenos Aires en marzo de 1921.

En ese momento apareció en escena el poeta Macedonio Fernández, un amigo de su padre. Macedonio Tuvo una gran influencia en el joven Borges, sobre todo le enseñó a leer con escepticismo y avanzar en nuevos caminos de pensamiento.

Borges junto con Norah y otros amigos poetas fundó Prisma, un diario de poesía mural ultraísta, pegado en las paredes de Buenos Aires.

En 1923 su padre le financió su primer libro de poemas, Fervor de Buenos Aires, un libro de 64 páginas con una tirada de trescientos ejemplares. La tapa estaba ilustrada con un grabado en madera de su hermana Norah. Por supuesto todos los ejemplares fueron repartidos gratuitamente y algunos fueron deslizados disimuladamente en los bolsillos de los sobretodos de los editores.

Ese mismo año volvieron a Suiza para continuar con la atención de la vista de su padre. Broges viajó a España en donde descubrió que el movimiento ultraísta había desaparecido. Logró que le publicaran algunos poemas y recibió una crítica favorable por su primer libro en la Revista de Occidente. Al volver a Buenos Aires al año siguiente, Borges se encontró con que había adquirido una pequeña reputación como poeta.
Boedo y Florida

Borges comenzó a publicar sus poemas en distintas revistas literarias, sobre todo en Martín Fierro. Por entonces surgieron dos grupos literarios claramente diferenciados. Por un lado el grupo de Boedo, cuyos miembros estaban identificados con las causas populares y la poesía “social” y el grupo de Florida de corte aristocrático y más intelectual. Debido a su afinidad con lo europeo y su reputación como intelectual, Borges fue asignado al grupo de Florida. Borges siempre negó su pertenencia y dijo que tanto uno como otro grupo fueron en realidad un invento. Lo cierto es que varios de los poetas de Buenos Aires estuvieron en ambos grupo simultáneamente..

En 1925 conoció a dos mujeres importantes en su vida: Victoria Ocampo y Elsa Astete Millan, una joven de 17 años, de quien se enamoró, pero ella terminó casándose con Ricardo Albarracín. Ese mismo año publicó Luna de enfrente.

En 1928 rompió la tradición familiar, uniéndose a un grupo de jóvenes intelectuales que apoyaban la reelección de Hipólito Yrigoyen quien ganó con el 60 % de los votos.

En 1929 publicó Cuaderno San Martín, por el que recibió el Segundo Premio Municipal consistente en la suma de 3000 pesos. Lo primero que hizo al recibir el premio fue correr a comprar la Enciclopedia Británica.

En 1930 escribió un libro acerca del hombre que le hizo descubrir la poesía: Evaristo Carriego, más que una biografía, una pintura de la época.

En 1932 publicó Discusión, una colección de ensayos. Su trabajo comenzó a aparecer en la revista Megáfono,

Su primer cuento corto fue Hombre de la esquina rosada, publicado en el diario Crítica, firmado con el seudónimo Francisco Bustos, el nombre de uno de sus antepasados. Siguió escribiendo cuentos en el diario entre los años 1933 y 1934, luego publicados en un libro llamado Historia Universal de la infamia. En aquellos cuentos, Borges tomaba ideas de relatos de Mark Twain, Gosse y otros y los reinventaba. La mezcla imperceptible de realidad y ficción fueron la semilla reconocida de lo que luego se dio en llamar realismo mágico latinoamericano. En 1935 escribió Acercamiento a Al-Mutasim y al año siguiente publicó otro libro de ensayos: Historia de la eternidad.

En la década del 30 se vivió una gran crisis económica. El padre de Borges era completamente dependiente de su esposa por lo que Jorge Luis salió a buscar trabajo. En 1937 consiguió el puesto de primer asistente de la biblioteca Miguel Cané con un salario de 70 pesos mensuales. Su trabajo consistía en clasificar y catalogar libros. Sus compañeros de trabajo le recomendaron hacer más lento el trabajo. Pero era un trabajo muy sencillo y Borges lo terminaba en una hora, luego se dedicaba a leer a los clasicos o a traducir libros de William Faulkner o Virginia Woolf.
Al borde de la muerte

En 1938 falleció su padre y en la nochebuena de ese año subiendo las escaleras se dio un fuerte golpe en la frente. La herida se infecto, y estuvo en cama alucinando por una semana. Fue operado y contrajo septicemia lo que lo mantuvo entre la vida y la muerte por un mes.

Borges creía que a causa de su enfermedad había perdido su creatividad. Entonces fue que escribió Pierre Menard, autor del quijote y luego Tlon, Uqbar, Orbis y Tertius, publicados en la revista Sur de su amiga Victoria Ocampo.. Luego vinieron La biblioteca de Babel, Las ruinas circulares. En 1941 estos y otros cuentos se agruparon en El jardín de senderos que se bifurcan que juntamente con Artificios, se agruparían luego en el libro Ficciones.

En 1942, Borges y su joven amigo Adolfo Bioy Casares, escribieron Seis problemas para Don Isidro Parodi firmados bajo el seudónimo H. Bustos-Domecq. (Bustos era el nombre de un bisabuelo de Borges y Domecq el de un bisabuelo de Bioy) Juntos se desafiaron a escribir estos cuentos policiales, mezcla de misterio, filosofía y fantasía..

En la revista El Hogar volvió a escribir textos políticos condenando el antisemitismo, el nazismo y el fascismo.
Borges, inspector de aves y huevos

En 1946, cuando Juan Domingo Perón fue elegido presidente de los argentinos. Enfrentado a Borges lo hecho de su cargo en la Biblioteca y lo nombró Inspector de aves y huevos en el Mercado municipal. Está de más decir que Borges renunció. En una cena homenaje de desagravio dijo: ”Las dictaduras fomentan la opresión, las dictaduras fomentan el servilismo, las dictaduras fomentan la crueldad, mucho más abominable aún es que fomentan la idiotez. Combatir esas tristes monotonías es uno de los muchos deberes del escritor”.

Al abandonar la biblioteca, comenzó a dar charlas sobre literatura inglesa y norteamericana recorriendo la Argentina y el Uruguay.

En 1948, luego de una protesta antiperonista, Su madre Leonor Acevedo y su hermana Norah Borges fueron arrestadas. Leonor fue puesta bajo arresto domiciliario y Norah encerrada en una celda con prostitutas. Se le ofreció dejarla en libertad si escribía una carta disculpándose ante Evita, pero se negó y quedó presa.

En 1949 publicó El Aleph, y al año siguiente fue elegido presidente de la SADE (Sociedad Argentina de Escritores). Como allí estaban aglutinados los escritores opuestos al régimen peronista, la SADE fue cerrada.

En 1952 publico el libro de ensayos Otras inquisiciones.

En 1955 la autodenominada Revolución Libertadora, derrocó al Presidente Juan Domingo Perón. Se reabrió la SADE y Borges fue designado Director de la Biblioteca Nacional. Para entonces Borges ya estaba ciego y deslizó un comentario acerca de la espléndida ironía de Dios gratificándolo al mismo tiempo con 800.000 libros y la oscuridad.

Se tomó su trabajo muy en serio e intentó hacer de la biblioteca un Centro Cultural. Reestableció el periódico de la biblioteca y estableció un programa de lecturas.

En 1956 fue nombrado profesor de literatura inglesa y norteamericana en la Universidad de Buenos Aires. Sobre el nombramiento comentó: ”Otros candidatos habían hecho llegar los informes sobre sus títulos, traducciones, estudios y trabajos realizados. Yo me limité a enviar esta precisión: ‘ Muy inconscientemente me estuve preparando para este cargo a través de toda mi vida’. Fui contratado y pasé doce años muy felices”. Mas tarde ese año, recibió el Premio Nacional de Literatura.

Su madre y sus estudiantes, comenzaron a copiar los textos que Borges creaba y las traducciones de los clásicos al castellano. Por entonces se volcó a la poesía, ya que, al no poder verlos en el papel, podía revisar más fácilmente en su cabeza sus escritos.

En 1960 publicó El hacedor, una colección de parábolas, poemas y narraciones. Al año siguiente recibió junto a Samuel Beckett un Premio Editorial Internacional que además de darle 10.000 dólares, lo catapultó al reconocimiento internacional. Fue traducido al inglés y su obra Ficciones fue traducida a varios idiomas y publicado en distintos países.

Mi padre Ben Molar, recibía una o dos veces por semana la visita de su amigo Borges. En 1966, le pidió que le escribiera un tango milonga para una producción que abarcaría los más grandes escritores, músicos y pintores de la Argentina, 14 con el tango. El poeta escribió la Milonga de Albornoz. Amaba la milonga y detestaba la musicalización de la Milonga de Jacinto Chiclana, hecha por Astor Piazzola sin su consentimiento.

En 1967 se casó con Elsa Astete Millan, cuyo marido había fallecido en 1964. Ese mismo años volvió a publicar junto a Bioy Casares Crónicas de Bustos Domecq.
Borges y Palito

La primera vez en mi vida que tuve la oportunidad de estar con Borges fue el 18 de septiembre de ese año. Mi padre organizó una cena impensable en donde juntó a Jorge Luis Borges con Palito Ortega. En aquel momento Palito era un ídolo popular y no el candidato a vicepresidente que fue muchos años después. Hace 30 años atrás era una audacia juntar la Biblia con el calefón. Yo tenía siete años, pero nunca pude olvidar aquel momento. La cena fue en mi casa, mi padre había contratado a un cocinero chino y yo en un momento me senté al lado de Borges y le pedí que me contara un cuento. No recuerdo bien lo que me contó, pero si sé que me habló de la cábala judía, de Carriego y de mitología griega que a mi me fascinaba. Después del relato me mandaron a dormir junto con mi hermano. A la comida fueron también Evangelina Salazar y Elsa Millan.

El matrimonio con Elsa duró menos de tres años y Borges volvió a vivir a la casa de su madre en el año 1970. Ese año escribió El informe de Brodie y comenzó a tener un acercamiento con una joven estudiante: María Kodama. Se convirtió en su secretaria y colaboradora y nació una profunda amistad. Borges se enamoró de esta hija de alemanes y japoneses.

Cuando Juan Domingo Perón fue vuelto a elegir como presidente de los argentinos, Borges renunció a su cargo de Director de la Biblioteca Nacional.

En 1975 murió su madre a la edad de 99 años. Allí fue cuando escribió el poema El remordimiento que comenzaba así: ”He cometido el peor pecado que un hombre puede cometer. No he sido feliz”. Más tarde ese año publicó El libro de arena.
De la dictadura a la democracia

En 1976 fue derrocada Isabel Peron por la junta militar encabezada por Videla, Massera y Agosti. En un principio Borges apoyó el Proceso militar y ese mismo año recibió una condecoración del dictador chileno Augusto Pinochet. Estos dos actos de apoyo a las dictaduras hicieron que la academia sueca no le diera el merecido Premio Nobel.

Pero poco a poco fue tomando conciencia de las atrocidades cometidas por la dictadura y en el año 1980 termino firmando una solicitada por la aparición con vida de los desaparecidos. En una entrevista, dijo años más tarde: ”Desde luego, yo obré mal. Sabía que estaba jugándome el Premio Nobel, pero pensé que absurdo juzgar a une escritor por sus ideas políticas… No me di cuenta que no se trataba de una razón política, sino de una razón ética.”. y agregó ”Tardé en tener noticias de los desaparecidos. Soy ciego, no leo los diarios. En mi caso un día vinieron a casa las Madres y las Abuelas de Plaza de Mayo a contarme lo que pasaba”.

A través de mi padre, yo lo seguía viendo a Borges, hasta que un día, sabiendo que yo era compositor me pidió que le pusiera música a la Milonga de Juan Muraña. Apenas lo podía creer. En 1981, terminamos de escribirla y fue grabada por Raúl Lavié.

En 1983 volvió a reencontrarse con los valores democráticos y llegó a apoyar al gobierno del Doctor Raúl Alfonsín. Al año siguiente mi padre realizó un encuentro entre Jorge Luis Borges y Alicia Moreau de Justo, en donde revindicaron la naciente democracia argentina.

Con María Kodama recorrió el mundo y juntos publicaron un Atlas en el año 1984. Borges escribió los textos y Kodama hizo las ilustraciones.

La última vez que vi a Borges fue el 3 de abril de 1985, cuando vino a almorzar a mi casa para mi cumpleaños.En 1986 Borges y Maria Kodama se fueron a vivir a Suiza y se casaron el 14 de mayo por poder en el Paraguay, ya que aquí no estaba aprobada la Ley del Divorcio. El 14 de junio de ese año, Borges murió en Génova, el lugar amado de su juventud.

Alguna vez dijo: ”No me interesa en absoluto el juicio de la posteridad. Espero ser olvidado definitivamente”. Pero sin lugar a dudas, Borges será el argentino más recordado en los próximos siglos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s