No se imaginan cuanto me dolió el no haber asistido

No se imaginan cuanto me dolió que se haya llevado a cabo la reunión de los 25 años de graduados, y no poder asistir. Mi hermano se dio cuenta del día de la reunión, de la misa, pero me lo dijo cuando ya la reunión había o estaba por terminar. Me dolió mucho, no fue una reunión cualquiera, era la reunión de nuestras bodas de plata, y

La piedad
La piedad

siendo sincero, no creo que esté para cuando transcurran otros 25 años, si en estos momentos tengo 43 años, para las bodas de oro, tendría 68 años, eso y si Dios me da vida. Pero no me engaño, no voy a durar tanto. Sentí un nudo en la garganta cuando mire a “Moncho” con unas ex compañeras en el periódico, se miraban algo distintos, ya Moncho no era esa persona delgada que yo recordaba, me imagino que todos ya se han casado, de seguro llevaron a sus esposas a nuestra celebración. Pues yo todavía no me he casado pero tengo dos lindos hijos, un varoncito apuesto caballero, y una bella niña que se refleja en mi. De ahí no he podido pasar, yo que siempre soñé con tener mi propia familia algún día, y ya ven, no fue así. Ya me está saliendo una que otra cana, pero  mi cuerpo se reusa a envejecer, si compañeros, ha sido toda una aventura mi vida, me han pasado tantas cosas, la mayoría malas, pocas las buenas. Nunca pensé que sería tan difícil vivir. En mi vida he llevado a un amigo, y a mis dos hermanos el día de su boda, les Seguir leyendo No se imaginan cuanto me dolió el no haber asistido