Quiero decirles…

Que nuestro amigo y compañero Julio Eduardo Sarmiento, casi es victima de la delincuencia que reina en nuestro país, quiero decirle a Julio que nos disculpe si no estubimos con él. Como siempre la falta de comunicación. Espero que se haya repuesto del todo, y que si algún día lee este sitio dedicado a la memoría de nuestro querido rector, padre Valentín Gessuale, quiero que sepa que en nosotros siempre existira ese lazo fraterno, que nos unio desde que estuvimos en el Instituto San Francisco.

Promoción ISF 84

No se imaginan como me ha dolido el saber que varios de los que un dia fuimos compañeros, hayan fallecido, pero mas

Triple generación
Triple generación

intenso puede ser este dolor por la apatía que hemos demostrado como promoción, nos vamos dando cuenta de las cosas años despues de que ya han ocurrido, esto no debería ser así. Fuimos muy felices durante fuimos compañeros, nos divertiamos a nuestra manera. Hoy 25 años mas tarde ya somos menos, por desgracía no nos preocupamos por volvernos a ver. Yo me he enterado de que varios son nuestros compañeros fallecidos. No me queda mas que orar por ellos, algunos fallecierón siendo aun muy jovenes. Recuerdo a Nelson Clare, la misma noche en que festejaba su graduación fue cortado de este mundo, un muchacho de unos 18 años cuando mucho. Hay cosas que dejan un gran pesar. No lo tomemos a la ligera.

Asís, ciudad bendita

Asís
Asís

“Señor, creo que esta ciudad fue en tiempos antiguos morada y refugio de hombres malos e injustos, mal vistos en todas estas provincias; pero veo que, por tu desbordante misericordia, cuando tú has querido, le has mostrado las riquezas de tu amor, para que sea morada y habitación de quienes te conozcan, den gloria a tu nombre y difundan en todo el pueblo cristiano el perfume de una vida pura, de una doctrina ortodoxa y de una buena reputación. Te pido, por tanto, Señor Jesucristo, Padre de las misericordias, que no tengas en cuenta nuestra ingratitud, sino que recuerdes siempre la abundante misericordia que has manifestad en esta ciudad, para que sea siempre morada y estancia de quienes te conozcan y glorifiquen tu nombre bendito y glorioso en los siglos de los siglos. Amén” (S. Francisco, días antes de morir). Asís umbra y romana En el corazón de Italia y de la región umbra, Asís, más que asentada, está como aferrada a una estribación del monte Subasio, del que parece que derive su nombre (asio equivale a monte). Asís fue romana desde que los latinos se impusieron sobre umbros y etruscos (295 a.C.), y gozó de la categoría de municipium (89 a.C.), con los consiguientes derechos de la ciudadanía romana. En su amplio territorio, delimitado por el Topino y el Chiascio, afluentes del Tíber, hay vestigios de un rico pasado: un teatro y un anfiteatro, las termas, la plaza del senado y el imponente templo (25 a.C.) dedicado a Minerva –la etrusca Menerva, correspondiente a la griega Palas Atenea-, diosa guerrera e inteligente, sabia y de buenas costumbres, protectora de estados y ciudades, promotora de las artes y el comercio, la cultura y la salud. Símbolo de paz, a ella se le atribuye la invención del olivo, gloria perenne de la tierra asisana. El cristianismo arraigó pronto en la ciudad, gracias, sobre todo, a la labor evangelizadora de sus obispos mártires San Rufino y San Victorino. A la caída del Imperio, Asís sufrió asedios y destrucciones por parte de las hordas de Totila (505), pero aún formó parte, por un tiempo, del imperio bizantino, antes de ser tomada definitivamente por los longobardos del cercano ducado de Espoleto, entrando así en el largo periodo feudal. Asís medieval En 1152, Federico I Barbarroja, emperador de Alemania a costa de grandes concesiones territoriales a sus parientes, entregó el ducado de Espoleto y el condado de Asís a su tío Güelfo de Baviera. Eran los años de la revolución comunal de Arnaldo de Brescia. En 1156 se imponía en Italia el partido güelfo. A ese año, precisamente, se remonta el primer conflicto entre Asís, güelfa y partidaria de los derechos de la comunidad, y la cercana Perusa, gibelina, fiel al emperador y defensora de los privilegios feudales. Cuatro años después, para ganarse el favor de los asisanos, Barbarroja separaba Asís del ducado de Espoleto y la eximía de toda autoridad que no fuese la imperial, concediéndole el autogobierno que negaba a otras ciudades y prohibiendo a los nobles edificar más casas-torres o castillos en su territorio. Pero en 1174 estalló la rebelión en toda Italia y Asís fue tomada por un gran ejército, bárbaro y cruel, dirigido por el arzobispo de Maguncia. En diciembre, Federico I entraba triunfalmente en la ciudad y colocaba en la fortaleza de la Rocca a su pariente y favorito Conrado de Lutzenhard, con el título de conde de Asís y duque de Espoleto. En esa situación se encontraba la ciudad cuando, siete años más tarde, le nacía el más destacado de sus hijos. De San Francisco a nuestros días En 1198, la ciudad se levantó contra el poder imperial, derribó las casas torres de los grandes señores feudales y el castillo de La Rocca, que dominaba la ciudad, e instituyó el “Comune” o Municipio. Los nobles se refugiaron en Perusa, la eterna enemiga de Asís, a la que tuvo que hacer frente, con poca fortuna, el ejército de Asís, formado por algunos nobles caballeros, por mercenarios venidos de otros lugares del centro de Italia y por los hijos de los ricos burgueses a quienes convenía sacudirse el yugo feudal en defensa de sus intereses económicos. Entre ellos estaba también Francisco, el hijo del rico mercader Pedro Bernardoni, que tuvo que permanecer un año prisionero en la ciudad vecina, entre noviembre de 1201 y el mismo mes del año siguiente. El conflicto interior y con Perusa se resolvió con la firma en 1210 de un tratado “por el bien de la paz”. Después de la canonización de San Francisco (1228) la ciudad de Asís fue elegida por el papa Gregorio IX y por sus sucesores como lugar de residencia durante sus desplazamientos por el centro de Italia. La construcción de un palacio papal junto a la gran Basílica sepulcral del santo, así como un periodo de calma política relativa, le permitieron a Asís vivir, durante los siglos XIII y XIV el mayor periodo de esplendor de su historia. Después, nuevas luchas civiles entre facciones enfrentadas, la peste y otras calamidades la Seguir leyendo Asís, ciudad bendita

Es increible como pasa el tiempo

Hoy he estado pensando en todos ustedes, mis ex compañeros del ISF, con sinceridad ya había olvidado muchos

Ángeles
Ángeles

nombres, el tiempo les había colocado un manto de olvido. Me dije, que corta es la memoría del ser humano, cuan rapido podemos olvidar, pero sinceramente el cariño es lo último que se olvida. Todavía recuerdo esa noche en la cual dejamos de ser compañeros para tomar el camino de nuestras vidas. Mis recuerdos son gratos, cierro los ojos y puedo volver al pasado, recuerdo nuestras fiestas en Plaza miraflores, en el club arabé, en el country club. Sí, fuerón de lo mejor, las personas decían que las fiestas del ISF y la americana eran las mejores, tambien en mejores tiempos, no nos preocupabamos por  la delincuencía.  Y que decir de las fiestas en metro, eran excelentes. Sí todos esos recuerdos me vienen a la memoría, les contaré en el siguiente post algo de como me ha ido la vida….

Oración de San Francisco de Asís

wpeF.jpg (10420 bytes)

ORACIÓN SIMPLE DE
SAN FRANCISCO DE ASÍS

Oh, Señor, hazme un instrumento de Tu Paz .
D
onde hay odio, que lleve yo el Amor.

D
onde haya ofensa, que lleve yo el Perdón.
D
onde haya discordia, que lleve yo la Unión.
D
onde haya duda, que lleve yo la Fe.
D
onde haya error, que lleve yo la Verdad.
D
onde haya desesperación, que lleve yo la Alegría.

D
onde haya tinieblas, que lleve yo la Luz.

Oh, Maestro, haced que yo no busque tanto ser consolado, sino consolar;
ser comprendido, sino comprender;
ser amado, como amar.

Porque es:
Dando , que se recibe;
Perdonando, que se es perdonado;
Muriendo, que se resucita a la
Vida Eterna.

AMAR AL PROJIMO

Un viejo soldado que llevaba una pata de palo, llego a un pueblo, donde cayo repentinamente enfermo. No pudiendo continuar su camino,

Crusificción de Miguel Angel
Crusificción de Miguel Angel

se vio obligado a acostarse en el pajar de una pequeña granja, en un estado que inspiraba compasión.
El dueño de la granja, que era un campesino muy pobre, pero de gran corazón, le permitió que se quedara compartiera con el la poca comida que tenían. Maria, la pequeña hija del granjero, sintió gran compasión de el y pensaba como podría ayudarlo para que cuando se mejorar pudiera continuar su viaje, donde estaba su familia. Entonces la pequeña Maria cada día iba a verle, y le entregaba una moneda. Pero un día el honrado soldado, muy preocupado, le pregunto: Hija mía, tus padres son muy pobres, dime francamente, ¿de donde sacas el dinero?, pues prefiero morir de hambre que aceptar una moneda que no dejara mi conciencia tranquila.
¡Oh!, respondió Maria, quédese usted tranquilo, no se preocupe, le voy a contar como me la he conseguido. Yo voy a la escuela del pueblo vecino, para llegar a el, tengo que atravesar un pequeño bosque en el que hay una gran cantidad de fresas, cada vez que paso por allí, lleno un pequeño canasto y luego las vendo en el pueblo y me dan la moneda que yo le traigo a usted, mis padres aprueban lo que hago y siempre me han enseñado que hay que ayudar a quien lo necesita.El viejo soldado sintió que unas lagrimas caían de sus ojos y dijo: generosa niña ¡Que Dios recompense a tus padres y a ti, por tan humanitario sentimiento.

Despedida a un gran Mentor

El día sabado 11 de octubre  2008 recibi la triste noticia de la muerte del Padre Valentin Gesuale, quien fue para muchos el mejor rector del

San Francisco incrustrado
San Francisco incrustrado

Instituto San Francisco y al cual le dedico toda su vida. Está perdida es una herida directa al corazón para quienes pasamos nuestros años mozos en esta institución. Recuerdo al padre Valentin con la sonrisa que siempre lo caracterizo. Hoy todos los Franciscanos lloramos su muerte, aunque debemos celebrar todo lo que fue en vida, que  por cierto fue muy prolífera, llena de satisfacciones. Hay que reconocer que el padre Valentin fue el que impulso la modernización del ISF. Tratar de resumir su vida, en este pequeño blog no podría. como se sufre cuando un ser querido se va y no tuvimos la oportunidad de despedirnos, Padre, por mi parte siempre lo recordaré y estará en un lugar muy especial de mi memoria y de mi corazón. No me despido para siempre de usted, simplemente le digo hasta luego, llegará el día en que nos volveremos a encontrar. hasta entonces padre,  pronto me reunire con usted, y talvez me aconseje como un día lo hizo. Escribo la fecha y el año, porque la memoria podría fallar.