Padre Valentin, hasta luego!

La muerte no es el final, es solo el comienzo, no guardemos tristeza, celebremos la vida de un hombre que dedico su

Atardecer en Asís
Atardecer en Asís

existencia a la juventud. A formar nuevas generaciónes, él que escribe estuvo en una de ellas, recuerdo muy bién al Padre Valentín Gesuale, un hombre con un vigor admirable, una de tantas anecdotas fue el dia que falto un motorista entonces nuestro querido y recordado rector el Padre Valentín se puso una sudadera, se subio al bus he hizo todo el recorrido, recogiendo a cada niño en su respectiva casa. Son tantos los buenos recuerdos que guardo de él, que no sé que hacer para honrar su memoria. El cariño tan especial que tengo hacía el padre, puedo garantizar que núnca desaparecerá, este sitio se lo dedico a él, poco a poco iré mejorando y agregando más anecdotas y  e insertar  fotografías de nuestro mentor, para aquellos que no tuvierón el honor de conocerlo.

Anuncios